Más imágenes

Los Lafuente, familia dedicada a la zapatería, después de asistir en los años 30 a una sesión de cinematógrafo ambulante en la Acera de Recoletos, decidieron abandonar su actividad y montar su propia sala de cine. Adquirieron un local, destinado a albergar una fábrica de zapatos, en la calle Mantería. Así, el 2 de febrero de 1933 abría sus puertas el Cinema Lafuente, más tarde llamado Cines Mantería. 

Con la llegada del cine sonoro el cine iba muy bien, decidiendo dos años después ampliar el negocio. Para ello, compraron a las monjas dominicas francesas un local situado frente a su antiguo colegio en la calle María de Molina. Los hermanos José y Emilio de la Fuente encargaron el diseño del edificio, que albergaría la nueva sala de cine, al arquitecto Ramón Pérez Lozana, al que se debe también el Teatro Carrión. Decidieron darle el nombre de Cine Roxy tras ver un reportaje, antes de una película en su Cinema Lafuente, en el que se daba la noticia de la apertura en Nueva York del mayor coliseo cinematográfico del mundo, el Cinema Roxy. Registraron la patente del nombre hasta comienzos de los años 40, después se abrieron otros cines con el mismo nombre en Madrid, Barcelona o Talavera. 

Fue inaugurado el 4 de marzo de 1936, tras superar varios retrasos para adaptar las instalaciones a los requerimientos del Ayuntamiento de Valladolid, con la película "Don Quintín el amargao" de Luís Marquina, protagonizada por Ana Mª Custodio y Alfonso Muñoz, dotando así a Valladolid del mejor cinematógrafo de la época. 

Como dato curioso, decir que la taquilla de aquel día iba  destinada íntegramente a los damnificados por las inundaciones, provocadas por las crecidas de hasta ocho metros del Pisuerga y la Esgueva, acaecidas los días 28 de enero y 21 de febrero de ese  mismo año. Pero el estreno fue un rotundo fracaso por la escasa asistencia de espectadores.

El día de la inauguración, el arquitecto explicaba así los detalles del proyecto en "El Norte de Castilla":

“La arquitectura responde al tipo moderno, basada en los últimos adelantos de la luminotecnia, de gran sencillez y parquedad, buscando los efectos de la luz y aprovechando las ventajas que la disposición del espacio ofrecía. Arrancando directamente del vestíbulo surgen dos escaleras laterales en disposición de facilitar un rápido embarque y desembarque. Dichas escaleras rematan en el vestíbulo, el cual da acceso a las localidades y a las dependencias accesorias (bar, enfermería, despachos de administración y gerencia, váter…)”. 

La sala, con pantalla de 5,75 metros cuadrados y decorada por Aquilino Luengo Mayor, estaba formada por el patio de butacas con 650 localidades y el anfiteatro con otras 500. El primer proyector era de la marca SICE - Super-Simplex, y el equipo sonoro constaba de dos aparatos RCA-Photophone – tipo PG – 30, con dos altavoces Westone.  

Después de la penosa inauguración, los empresarios dudaron del acierto de su inversión, hay que recordar que en aquella época el cine estaba situado casi a las afueras de la ciudad. Pero un día llenaron la sala en las cuatro sesiones y así comenzó la larga vida del Cine Roxy.  

Pronto llegó otro problema. Con el comienzo de la guerra civil, en julio de 1936, los nombres anglosajones quedaron prohibidos en España, por lo que los hermanos Lafuente tuvieron que cambiar el nombre de la sala, durante casi cuatro años se llamó Cinema Radio. Al finalizar la contienda, con el permiso de la autoridad militar, recuperó su nombre original.  

En los años 50, Emilio Lafuente abandonó la dirección, haciéndose cargo de la gerencia y de la programación su hijo Emilio.  

El 13 de agosto de 1955, se inauguró la nueva pantalla panorámica con la película "El mayor espectáculo del mundo", protagonizada por Chalton Heston, y James Stewart.  

En 1984, con la proyección de "El caso Almería", el cine tuvo constantes avisos de bomba y un día  tiraron varios cócteles molotov que quemaron las puertas de madera y la taquilla. Estas situaciones, las sufrieron varios cines de Valladolid por la proyección de ciertas películas, por lo que la policía tuvo que establecer patrullas para evitar incidentes.  

En 1989 al fallecer Emilio de la Fuente, se hicieron cargo de la gestión tres primos descendientes de los fundadores, hasta que en junio de 1990 Enrique Cerezo compró tanto el Roxy como el Cinema Lafuente, continuando como gestor De la Fuente.  

En 1995, siguiendo la corriente de otras muchas salas de cine, se acometió una reforma para dividirlo en dos salas; una en el patio de butacas con 550 localidades y la otra, en lo que fue el anfiteatro, con 350.  

En 2005, tuvo lugar la última remodelación de las dos salas, quedando hasta su cierre con 430 y 270 localidades respectivamente.  

El Cine Roxy proyectó su última película el 8 de Enero de 2014 a las 22.30 horas. Y lo hizo, con una sesión sorpresa para cerca de 400 invitados que desconocían que película iban a ver. La película escogida, para cerrar casi 78 años de historia, fue Cinema Paradiso (1988) de Giuseppe Tornatore.

 

El inmueble albergará la nueva sede del Casino de Castilla y León, hasta este momento situado en el Palacio de los Condes de Gamazo, en Boecillo (Valladolid). El casino, firmó un contrato de alquiler por 25 años con el propietario del cine y presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo.

PD: TEXTO E IMÁGENES OBTENIDOS DE: https://www.valladolidweb.es/valladolid/loqueyanoesta/cineroxy.htm

(Nuestra más sincera gratitud)

Colaborador: PACO