Más imágenes

Una de las obras más extraordinarias, bellas e importantes de Tánger fue el gran Teatro Cervantes. Durante mucho tiempo fue el teatro más grande y más conocido en toda África del norte. Ha habido muchas salas de espectáculos, como el Teatro de la Zarzuela, el Salón Imperial, The Tivoli Theatre y Romea, pequeños teatros de aficionados con su joven público entusiasta, que caracterizan el encanto de una alegre existencia artística a principios del siglo. El Teatro Cervantes llegó entonces a un buen momento... En el estilo florido y coloreado que le es propio, Issac Assaguay cuenta: 
"El Teatro Cervantes iba a ser el complemento indispensable de esta joven vida cultural. Es una vocación y también una necesidad de ser interesante y con los mejores horizontes posibles."

Bajo la influencia de este agradable ambiente, creado aquí en Tánger, alrededor del final del siglo pasado por los numerosos aficionados, está Antonio Gallego, un rico propietario, y don Manuel Peña y su distinguida mujer, doña Esperanza Orellana, que, en el año 1911, tuvieron la ingeniosa idea de construir un gran teatro que fuese, por sus extraordinarias características, como un magnífico avance en su tiempo, el orgullo de Tánger y el centro cultural y artístico por excelencia.

Esperanza Orellana

Fue construido en un lugar denominado “huerta”. La primera piedra se puso en 1911, el 2 de abril, con la presencia de personas europeas y marroquíes de la época, en un acto solemne. Hadj Ben Abdessadek, Pachá de Tánger, el honorable Menebhi, Sidi Benabou, y directores y correspondientes de losperiódicos asistieron a esta ceremonia y fueron testigos del cofre de mármol que contenía piezas de monedas de oro y de plata de Hassani.



En 1918, Caruso, el gran tenor de todos esos tiempos, llegó una mañana de primavera a Tánger. También actuaron muchos actores como Estrellita Castro, Carmen Sevilla, Imperio Argentina, María Caballé, y la gran Catalina Berreno que simbolizó el canto y la danza clásica con las castañuelas en sus manos, escoltaba todos los espíritus sensibles. También actuó Antonio Machin, el gran cantante cubano; también un cantante popular en España, Manolo Caracol y Lola Flores, formidable intérprete del “Canto flamenco” y fue una estrella en la danza en "La niña de fuego".


Público del Teatro Cervantes, en 1957
Más tarde, en 1944, Pepe Marchena y Juanito Valderrama, con pequeños ojos chinos y la voz fina y prolongada, se enlazaban con los acordes de unos guitarristas de “Bulerías” y de “fandanguillos”... En los años 20 había muchos artistas árabes, “El Hilal” organizado por los jóvenes musulmanes de Tánger, muchos aficionados marroquíes del arte escénico. Sus representaciones dieron en este teatro muchos aplausos; “Othello” de Shakespeare, presentado en 1929 ante el publico árabe y europeo entusiasta, obtuvo también un gran éxito.

 

El 5 de febrero de 1929, la gran obra exitosa “Saladin” (Saleh Eddine el Ayoubi) de Nagib Hadded, organizada por esta misma sociedad “El Hilal”. Otras obras de teatro como “Mansour la Dore” y “Majnoun Leila”, la famosa obra del gran literato “Ahmed Chawqui”, el 2 de julio del 1934, y un poco más tarde “Romeo y Julieta” de Shakespeare se presentaron con mucho gusto y un gran sentido de exactitud y de innovación. Por otro lado, están los actores mas conocidos en Tánger; citemos a Ahmed Ouyassine, Abdeslam Ajenoui y su hermano Mohamed, Mohamed Akalou, Mohamed el Haddad, Mohamed Boudakka, en personajes inolvidables...

Teatro Cervantes, 21 de septiembre de 1956. Los actores de "Saladin"

El gran Teatro Cervantes fue también el lugar apropiado para las grandes veladas de noche, fiestas de fin de año, fiestas conmemorativas, etc. 

El gran Teatro Cervantes fue también, durante los largos años de su maravillosa existencia, el lugar de las reuniones culturales. Hasta los años 50 el gran Teatro Cervantes continuó sobre sí mismo su camino, ascendiendo en el mundo fabuloso del espectáculo.Hoy, después de ochenta años, este teatro todavía está aquí casi como en su primer día, nada ha cambiado. Ni su fachada, ni su decoración interior, ni la pintura, ni sus dos ángeles protectores, pero se está cayendo poco a poco a pedazos, porque lo han abandonado. 
Ahora, cada vez que pasemos delante del gran Teatro Cervantes, sabremos que este ha sido un edificio prestigioso en la edad de oro de Tánger.

TEXTO OBTENIDO DE: http://tangier.free.fr/esp/cervantes.htm

Colaborador: PACO