Más imágenes

Cine ubicado en el extrarradio -zona de la Soledad- inaugurado en los primeros años 30, siendo propiedad de la empresa de José Tous Ferrer que también regentaba otros locales como el Born y el Capitol, por eso vemos que los tres se anunciaban juntos y programaban la misma película de estreno, una política que en cierta forma limitaba la oferta cinematográfica de la isla pero seguramente sería rentable para la empresa que en el caso del Hispania invertiría bien poco en la renovación del inmueble que acabaría bastante tocado después de vivir la época dorada del cine en las décadas 50 y 60. Como dato estadístico digamos que en 1964 Palma capital contaba con 36 salas de cine y 93 estaban repartidas entre las Baleares. En los primeros años 70 llegó por fin la esperada reforma del Hispania y esta fue tal que pasaría a denominarse `Nuevo Hispania` ofreciendo programa doble a base de un film de estreno y otro como complemento de reestreno. Como fue dotado de una enorme pantalla para proyectar películas en sistema Tood-Ao, 70 mm., en su publicidad también incluía la denominación `Vistarama`. El local tendría otra larga andadura pasando la crisis del sector de los años 80, que aquí no sería tan drástica como en la península en que desaparecerían el 80% de los cines, casi todos de reestreno. De cara al nuevo siglo la espléndida sala de 600 butacas ya se había quedado otra vez obsoleta y hasta hemos leído por ahí criticas sobre su dudosa limpieza. Después de nada menos que 70 años de proyectar películas en 2005 cerró sus puertas al público. El edificio de la calle Benet Pons y Fabregues, 41, fue derruido al poco tiempo y la constituida `Sociedad Propietaria y Promotora Edificio Cine Hispania, S. L.` construyó en su solar un enorme bloque de pisos con el consabido local para lo que siempre perdura, una entidad bancaria. Vemos imagen de Google 2008 donde lo único que recordaba al cine era el negocio vecino `Vídeo Hispania` que todavía subsistía.

Imágenes y texto de Severiano Iglesias