Más imágenes

El antiguo coso taurino tenía un aforo de 3.500 espectadores y era una plaza urbana, ochavada, cuyo ruedo no era rectangular sino que eliminaba los ángulos y proporcionaba un espacio circular y homogéneo. En el libro "El Cinematógrafo en Jaén", se asegura que antiguamente allí "se hacían representaciones del cinematógrafo, durante las fiestas locales en mayo, que se prolongaban todo el verano, aunque esta actividad debió durar poco tiempo".

Colaborador: Severiano Iglesias Tortosa