Más imágenes

En su interesante boletín `El Teatro en Jaén`, cuenta Benito Rus Morales que en 1830 comenzó a construirse, siguiendo los parámetros habituales de los teatros decimonónicos, o de época anterior, el Teatro Principal o de la Audiencia situado en la parte del Palacio del Condestable Iranzo, propiedad del conde de Villardompardo, recayente a la Plaza del mismo nombre. “Teatro humilde a pesar de su apodo pomposo de «coliseo». Tenía columnas de madera cubiertas de un floreado papel. La barandilla de los palcos estaba pintada de blanco y oro; butacas de terciopelo en rojo; precios elevados de 18 reales y agudos críticos de periódicos locales, tales como el «Anunciador», «El Chirri» o «El Guadalquivir». Me figuro cómo sería una función de esos tiempos, con noches de escarcha, el local de espesos cortinajes, el aire impregnado del tufillo a aceite procedente de las torcidas de las lámparas, con sombras chinescas reflejada en las paredes…”

En el blog “La Botillería de Jaén” se especifica que el teatro se construyó en el corral de la casa palacio y tenía forma de herradura. Fue humilde su existencia, angostos sus pasillos, rollizos de madera hacían el papel de columnas separando los palcos. Allí se celebró el baile de la jura de la princesa niña, Isabel II en 1833, se representaron zarzuelas y operas como Lucia de Lammemoor de Donizzeti en 1854 y fue el teatro del romanticismo español donde Antonio Almendros Aguilar representó en 1850 su obra en verso “La Toma de Jaén". Fue allí donde el 2 de mayo de 1869 Bernardo López, un año antes de su muerte, leyó su “dos de mayo”.

El Principal tendría una longeva actividad hasta que el progreso acabó con él al final de siglo. En 1894, en plena feria de octubre, tuvo que suspenderse la función debido a un apagón por falta de pago del fluido eléctrico, siendo declarado en ruina en 1900 y cerrado definitivamente. Hasta la inauguración del Cervantes en 1907, la ciudad quedaría sin teatro fijo y las representaciones se hacían en un local construido en madera y lona en la Plaza del Marcado hasta que en 1904 ardió por completo. Años después cuando el cine ya se había convertido en el refugio de las clases populares y ante la escasez de salas se decidió actuar sobre los restos del viejo Principal. Tras larga reconstrucción, (1919-1927), por fin este último año abriría sus puertas al público el Cine Darymelia. 

La fotografía que se acompaña fue recuperada hace años de Internet y aludía a “antiguo teatro de Jaén”. Descartado el Cervantes, su forma de herradura y los palcos rodeando la platea nos inclinan a pensar que se trata del Principal. Con todas las reservas, es perfectamente posible ya que, según Wikipedia, promediado el siglo XIX, los daguerrotipistas (fotografía) habían establecido talleres en ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Málaga, Santander o Jaén.

Colaborador: Severiano Iglesias Tortosa