Más imágenes

Los hermanos Ramírez de Torres eran cuatro y Juan era el que llevaba la gestión de los cines Norysur. La sociedad administraba diversas propiedades en Jaén, a saber: Cortijo La Veleta en el paraje conocido como `Cuesta del Río Gordillo`, con muchas hectáreas de olivos; lo mismo ocurría con el Cortijo Cortina del término de La Guardia; industrias del Aceite y dicen que también la de `Óxidos Rojos`. Los cines en propiedad eran: Cinema Jaén, de verano, Lis Palace y en en 1966 el Asuan. La jugada maestra llegaría dos años más tarde al adquirir el defenestrado Teatro Cervantes para luego venderlo al holding RUMASA.

En 1962, adquirieron una gran casona, con escudo heráldico y visos de ser derruida a medio plazo, situada en el actual nº 39 de la Carrera de Jesús. En el mismo lote entraba un espléndido solar situado detrás del edificio nº 41 (que aún existe), pero ocupando un segundo escalón del terreno en la llamada `Senda de los Huertos` donde se hallaba el acueducto del Carmen, dicen que romano. Allí mismo se ubicó el JARDÍN CINEMA que fue inaugurado el 29 de junio de ese mismo año, festividad de San Pedro Apóstol por más señas, siendo la película del estreno `Canción de Cuna`, interpretada por Lina Rosales y Antonio Garisa, entre otros. Funciones de 9 y 11 noche. Justo al lado se encontraban otras dos reliquias como eran la Iglesia de San José del Convento de los Carmelitas Descalzos, hoy Camarín de Nuestro Padre Jesús.

En el solar-jardín abundaba la arboleda, flora y vegetación, existiendo un hermoso ciprés que pudo ser conservado a un lado de la pantalla panorámica. La cabina de proyección se situaba pegada al muro de contención del terreno, casi al ras del suelo. Decir que las butacas metálicas que había a ambos lados de la misma eran las preferidas por las parejas que buscaban la intimidad. El suelo fue nivelado a base de grava y arena. El único pero que se le podía poner a este cine eran las deficiencias que presentaba en su acceso. Las taquillas estaban situadas en un hueco protegido mediante muro que existía donde ahora están las escalinatas de la calle Donantes de Sangre. Allí, sin más rótulo o luminoso anunciando el cine, sólo con la inscripción "Taquillas", se colgaba la pizarra informativa rotulada y el cartel de la película a proyectar, generalmente de reestreno o estreno serie `B` con cambio de programa diario, así para todos los cines de verano. Luego, en una Carrera de Jesús con bastante tránsito de vehículos, había que andar unos 25 metros para llegar a la puerta de entrada, la primera del edificio de los Ramírez, y acceder por un corredor interior que conducía al patio, en su día corral; desde allí se giraba a la derecha hasta llegar a la sala cinematográfica. No contamos con fotografías del cine pero se pueden ver otras más antiguas del lugar.

El JARDÍN CINEMA funcionaría con regular éxito hasta finalizar la temporada de 1973. Tres años después la vorágine inmobiliaria llevada a cabo en la Avenida de los Escuderos acabaría con todo.

Imágenes y textos aportados por Severiano Iglesias.