JAÉN - CINE SAN CARLOS (después CINE ESPAÑA)

Más imágenes

El antes denominado CINEMA ESPAÑA que nació en 1935 como CINE IRIS PARK en calle Vergara, 4, se veía obligado a cerrar durante las temporadas de verano debido al agobiante calor que hacía en su interior y carecía de aire acondicionado. Así lo hizo a finales del mes de mayo de 1962. Llegado el otoño sus puertas seguían cerradas ya que la empresa Norysur había dejado su arrendamiento. Un año después el local, de nuevo, pasaría a manos de la empresa Cuevas que acometería una reforma para dotarlo de butacas nuevas y adecentar un poco la grada general colocando también butacas encima de sus bancadas a falta de mejor reestructuración para este piso infrautilizado debido a su poca altura. Se eligió el color grana para el cambio de imagen de fachada y otra vez de nombre, ahora sería SAN CARLOS el adjudicado en memoria del fallecido Carlos, uno de los once hijos del patriarca, el recordado Sr. Fernández Cuevas.

Esta sala acogía las películas que primero estrenaba el viejo Teatro Cervantes. Para su inauguración, en fecha 4 de octubre de 1963, tuvo el privilegio de estrenar el gran film: `El día más Largo`, `con el reparto más largo de la historia del cine`, decía la publicidad, en funciones numeradas de 7 tarde y 10,15 noche. En realidad este local siempre fue el `garbanzo negro`, ya que además de contar con un espacio reducido tenía que competir con el Cervantes y Lis Palace que lo flanqueaban por sus costados a escasos 200 metros. Lo que también resulta cierto es que es el único que ha sobrevivido considerando que el Darymelia sólo conserva su fachada. La andadura del ahora San Carlos no sería larga -un lustro- y terminaría programando películas de escasa categoría y en bastantes ocasiones en funciones de 6 y 8, suprimiendo la nocturna. He aquí las tres últimas: `El Jefe`, `Eloisa está debajo de un Almendro` y `Evangelina`, esta última del año 1959 sería proyectada el 15 de mayo de 1968, fecha en que cerró a la misma vez que el Cervantes.

Y algo insólito; tras permanecer más de once años en el olvido el local abrió de nuevo sus puertas con el nombre de CINE ESPAÑA trece meses después de que la empresa Sánchez Ramade inaugurara el Cine Cervantes en la calle Bernabé Soriano. Como promotor y gerente aparecía Fernando Ramírez de Torres, último bastión de la saga Norysur. Una vez renovado el cine y "puesto al día" sería inaugurado el 7 de noviembre de 1980, con la reposición de una película "digna del mejor estreno" -decía la publicidad- "La Leyenda de la Ciudad sin Nombre". Se programarían más éxitos de antaño, no pasados por TV, como "Sonrisas y Lágrimas" y otros clásicos. También se ofrecerían buenos estrenos como la película ganadora del Óscar 1978, "El Cazador" (repuesta de nuevo en dic. 1983), y alguna rareza como "El Muro" de los "Pink Floyd", y no faltó un ciclo dedicado al genial Woody Allen. La cartelera cambiaría en épocas de navidad y reyes en las que predominaría el cine familiar, incluida la función infantil de las 4 de la tarde. La programación sería de dos pases, 6 y 8, pero en octubre de 1982 se optó por incluir la función de noche a las 10. El grueso de la programación correría a cargo de películas eróticas clasificadas "S", que fueron plaga con el fin de la censura (decreto de noviembre de 1977), y que también tendrían su público, con pases de 6 y 8 al final, al suprimirse la función nocturna. El salón acabó desmadrado con películas de este subgénero hasta cerrar a mediados del mes de mayo de 1984. Camaleónico Iris-España-San Carlos-España.

Poco después el local sería reconvertido en discoteca adoptando el ya conocido nombre de `San Carlos` y otros después hasta agotar el siglo. Como dicen que "a falta de pan buenas son tortas", la foto del interior que aquí se expone es de esta época músic. Siguió cerrado y en 2013 las autoridades ya no permitieron su reapertura como discoteca. Desde entonces, esta vivienda de la calle Vergara que fuera primer cine cubierto de la ciudad en época republicana permanece durmiendo el sueño de los justos.

Imágenes y textos aportados por Severiano Iglesias.