JAEN - CINECLUB'S MARISTAS y CAPITÁN CORTÉS‏

Más imágenes

Exceptuando las temporadas de verano en que había suficientes salas, con un promedio de 7-8, en Jaén existió siempre una carencia de cines cubiertos durante las décadas en que el cine era el principal y casi único ocio de los ciudadanos. En España a partir de 1957 en que fueron regulados los Cineclub´s estos tuvieron un gran desarrollo. Oficialmente nacieron para la difusión de la cultura cinematográfica ante la mediocridad de la mayoría de películas que inundaban los circuitos comerciales. Pero al amparo de la normativa dictada para asociaciones surgirían salas pertenecientes a estamentos oficiales o privados que también querían `hacer su agosto`, ofreciendo, eso sí, un servicio público que como en el caso de la capital del `Santo Reino` era necesario y por tanto bienvenido. Para intentar paliar el déficit de aforo del que hablamos, los domingos y días festivos abrían sus puertas cine-club´s como los que vamos a reseñar. Los dos edificios fueron obra del prestigioso arquitecto local Ramón Pajares Pardo.

El CINE MARISTAS se instaló en 1957 en el moderno y acogedor salón de actos del Colegio de los Hermanos Maristas que está ubicado en la Avenida Ruíz Jiménez, 1 (antes Carrero Blanco), edificio construido sobre el solar de 24.000 m2 donde antiguamente estuvo la Hípica y que comenzó a funcionar en 1957 conteniendo confortables habitaciones para residentes, tanto profesores como alumnos, amplias aulas, capilla, así como grandes patios y pistas deportivas. Los domingos y festivos se celebraban sesiones de cine a las 4 de la tarde. La entrada la sacaba todo el que quería, alumno o particular, y creo recordar que el acceso lo tenía por un patio trasero. El padre Luis era quien estaba en la cabina con el joven operador Andrés Rivas Chincoya y señalaba los cortes a censurar. Comenzó con un rústico proyector fabricado e instalado por Talleres Delgado de Jaén, después llegarían dos elegantes "Ossa" proyectándose películas de tercer reestreno para todos los públicos, títulos como "El Pequeño Ruiseñor", `Lola La Piconera`, `Inolvidable amistad`, `Fabiola`, "Jeromín" y `Regreso a las Minas del Rey Salomón`, pero primero se pasaba el NO-DO que era una especie de "Telediario" que gustaba al público joven que llenaba la sala, en especial los deportes.

El CINE CAPITÁN CORTÉS DE JUVENTUDES fue inaugurado el 6 de marzo de 1958 por la Delegación Provincial del Frente de Juventudes por medio de su servicio de Extensión Cultural y Artística. Estaba instalado en la Casa de la Falange, calle Arquitecto Berges, 11, edificio construido hacia mediados de los años 50 (después asignado a la Comisaría Provincial de Policía), entrando por el lateral que lleva al patio interior se accedía al salón de actos que era confortable y contaba con unos espléndidos murales, hoy desaparecidos, pintados por el artista linarense Francisco Baños Martos, y en el sótano se hallaba el bar de la OJE. Este salón funcionaba, como el anterior, los domingos y festivos en sesión infantil a las 4 tarde. En su presentación anunciaba para las fechas inmediatas dos películas: "El Hombre Tranquilo" y "Johnny Guitar", después vendrían otras aptas para todos los públicos: `Agustina de Aragón`, "Torpedo", `El bandido de Zhobe`, `Un traje blanco` o "Edison, el hombre". Solían ser títulos algo atrasados cuyo alquiler era asequible, de esta manera los precios de las entradas se abarataban algo. Ante la demanda existente, el local, que contaba con un buen número de socios y se anunciaba en el diario `Jaén`, pronto ampliaría su cobertura con dos sesiones más, a las 6 y 8, y en éstas si que programaba algunas películas autorizadas para mayores de 16 años, como fue el caso de `Déme una Oportunidad`, pasada en fecha 01-11-63. No faltaba el NO-DO y algún documental. También había sesiones de "Cine Forum" con su correspondiente disertador. A partir de 1963 este cine dejaría de aparecer en la prensa.

En el período comprendido entre el 1 noviembre 1956 a 22 mayo 1960 funcionó en Jaén el CINECLUB AURINGIS, vinculado a Acción Católica, que ofrecía sesiones para sus asociados. Al parecer no tenía una sede fija sino que se instalaba en diversos centros culturales o religiosos.

Imágenes y textos aportados por Severiano Iglesias.