GATA DE GORGOS (Alicante) - CINECLUB BERLANGA

Más imágenes

El Cineclub Berlanga fue constituido legalmente el 7 de Marzo de 1975, con la única finalidad de difundir y promocionar el cine como fenómeno socio-cultural del Siglo XX en la población de Gata de Gorgos. Sus fundadores se propusieron proyectar películas de calidad, pero que por motivos de censura o por ser subtituladas, dichas películas no podían ser proyectadas en cines comerciales en ciudades que tuvieran menos de 50.000 habitantes, ni fuera del circuito de Salas de Arte y Ensayo. A las reuniones para la fundación se reunieron unas treinta personas, entre las que figuraron: Domingo Soler Signes (La Coixa) que fue el Presidente de la junta que solicitó la autorización definitiva, Pepe Tomás Arabí, Paco "Canterera", Francesc Crespo, Paquita (dona de Domingo "La Coixa"), Bernardo Mulet "Paresant", Justo Signes Feliu "Pep d'Onofre" i Presidente de la primera gestora del Cine Club i, por último Juan Bta. Salvá Mulet "Porra". Llegaron a un acuerdo con los dueños del Cine Casablanca para proyectar las películas del Cineclub en dicho cine, La primera película que se proyectó, con éxito rotundo, fue MI QUERIDA SEÑORITA de José Luis López Vázquez (película con morbo, pues trataba el tema de un hombre que se sentía mujer, tema tabú en aquellos tiempos). Antes de emitirse la película hubo una presentación por parte del cinéfilo y directivo fundador del Cineclub, Juan Bta. Salvá Mulet y, al terminar el film, hubo un coloquio muy animado entre los asistentes y moderado también por Juan Bta. Salvá. Este último redactó los estatutos del Cineclub, los depositó en el Ayuntamiento donde durmieron una larga temporada, para finalmente ser trasladados al Gobierno Civil, a donde Juan tuvo que ir varias veces a discutir el proyecto hasta que fue aprobado. Durante varios años la gente acude masivamente al Cineclub, ávidos de cosas nuevas, de films censurados, con morbo, etc. Se hacen socios que colaboran en el sostenimiento del Cineclub y que, a cambio de una cuota mensual, asisten gratis al cine. A medida que avanzan los años se va perdiendo el interés en el Cineclub y, en 1980, con la proyección del film "OCAÑA, RETRATO INTERMITENTE", el Cineclub Berlanga cerraba el telón y ya dejó de existir. Durante esos 5 años, sus fundadores no escatimaron esfuerzos por el éxito del Cineclub, pese a sus escasos recursos. Al no disponer de aparato publicitario (para evitar costes), los anuncios de las películas se hacían a mano, como podrán observan en las imágenes adjuntas. El rotulista de los carteles a mano era Bernardo Mulet "Paresant".

Imágenes y texto de Paco Moncho

Colaborador: Paco Moncho