Más imágenes

El Cine Alhambra de la calle Purísima fue fundado en el año 1917. Pero veamos lo que nos cuenta Pedro Pastor en su obra Calpe, gentes y hechos “En 1917, cuando Charles Chaplin “Charlot” rodaba sus cortos mudos famosos, la Sociedad privada y familiar integrada por Bernardo Sala Rodrigo, Jaime Crespo Mengual y Mateo Zaragoza Tur, instalan el primer cine mudo en Calpe, en la calle de la Purísima num. 18. Se le denominó Cine Alhambra, y así continua llamándose.

En el estreno se proyectaron las películas Rin-tin-tin y La Fuga de Charlot. Precio de la entrada 0,25 pts. La capacidad era de 250 localidades”.

Durante las fiestas de la Purísima de 1935-que se celebra el 8 de Diciembre-se presentó al público en el Alhambra una orquesta compuesta por varios miembros de la Banda calpina. Actuaba amenizando las proyecciones este sexteto musical, constituido por  elementos de la Banda Local. El pianista, el mismo Director de esta, Juan Bautista Ivars. Los restantes instrumentos eran: saxofón, trompeta, clarinete, trombón y batería. El coste para la empresa era de 15 pesetas por cada actuación. Solamente se amenizaban las funciones de los domingos y festivos antes de la proyección y en el descanso. Los sábados, cine sin orquesta. Las piezas de moda que más se interpretaban eran: María de la O, María Magdalena, Mari Cruz y Mi Jaca. Esto representaba un lujo en aquellos tiempos.

 

El  mismo cine, además de de sala de baile ocasional y de carnavales, acogía a las compañías teatrales de la localidad y de los pueblos vecinos que deleitaban a todos los públicos con sus evoluciones sobre la escena. Ha pasado a los anales la obra de un solo acto, estrenada en marzo de 1936 Amor y Vaselina dirigida  por Bernardo Sala, el primer galán era Miguel Avargues Cortés acompañado por el elenco de artista señoritas Antonia Pastor Zaragoza, Pepita Pineda Roselló, Pepita Tur Ribes, Maruja Zaragoza Mengual, Jerónimo Lloret Nogueroles, Matías Pastor Ivars y Pedro Pastor Pastor. El pueblo entero rió hasta no poder más.

En cierta ocasión que se celebraban elecciones locales durante la republica. Concretamente el 31 de Mayo de 1931. El Tí Pere “Carabasa” que era de derechas y que llevó a votar a un labriego (naturalmente a los de su partido) y llegados a la puerta del Cine Alhambra le dijo ¡Pase y vote! Pero lo dejó en la misma puerta. Al entrar se encontró esta persona que iba a ejercer el voto, con Hermenegildo Buigues Vives que era de izquierdas y cuyo suegro Antonio Jornet se presentaba para alcalde y le cogió del brazo y le dijo ¡ Venga conmigo que yo le acompaño! Naturalmente, al señor Jornet, y el Tï Pere se quedó sin el voto después de hacer el esfuerzo de buscarlo. En estas mismas elecciones el candidato  Domingo Crespo presentó una reclamación avalada por tres firmas que no fue tomada en cuenta por el presidente de la mesa José A. Amorós.

Fue este cine ampliado y remozado en varias ocasiones. La primera de ellas en 1942, pasando a tener 360 localidades, y fue entonces cuando, con las necesarias instalaciones, se convirtió en Cine Sonoro. Las primeras películas proyectadas fueron: La Dama de las Camelias, El Conde de Montecristo, Morena Clara, La Loba, Lo que el Viento se Llevó y Cumbres Borrascosas. El precio de la entrada ya pasó a ser de 2,50 pts.

Durante las décadas de los años 1940-60 el Cine Alhambra constituye el único centro de diversión de la sociedad calpina a excepción de los bailes populares, severamente censurados por lo que a la moralidad pública se refiere, especialmente durante la década de 1940.

En el Cine podía observarse una representación clara de la estructura social calpina del momento. La balaustrada que rodeaba la sala era ocupada por la pequeña burguesía intelectual o burócrata dispuesta a mantener silencio y orden durante la proyección, mientras que en el patio de butacas observamos un creciente desorden desde las primeras butacas ocupadas por asalariados o trabajadores, hasta los primeros bancos ocupados por niños. El centro de la sala era el lugar idóneo de las parejas de novios del momento.

 Mencionemos, a titulo de ejemplo, el escándalo producido por la escena de la violación en el Manantial de la Doncella o la homosexualidad implícita de Paul Newman en La Gata sobre el tejado de cinc o en un plan más chabacano, los escotes y los besos de Sara Montiel que hacían exclamar  a un publico masculino aquello de “chicho, chicho”.

Mis recuerdos y vivencias de la década de los años 50 en este local de la calle Purísima no son demasiado buenos. Normalmente, había tal algarabía por parte de la chiquillería (nosotros) que era difícil enterarnos de la película. También era costumbre el que los más mayores de los bancos traseros pegaran “bascollades” a los más pequeños de los delanteros con el consiguiente escándalo y algún tropiezo de los “mayores” a manos de los en ocasiones no tan pequeños.

 

En 1964 se amplia el cine con una terraza de verano en el solar existente al fondo del anterior. Su capacidad era de 500 plazas. El día del estreno se proyectó un documental de la boda de los Príncipes de Mónaco con entrada gratuita.

En 1959 por parte de los mismos empresarios se solicita licencia de obra para la construcción de un nuevo cine en la calle Conde de Altea y que se inaugura en 1963. En su inauguración se proyectó la película El Cid al precio de 4 pts.

Este nuevo local viene a suponer un gran avance en la proyección de las películas al ser este un cine amplio y confortable y con un aforo de 700 butacas. Como hemos adelantado a lo largo de estas líneas no solamente hubo cine en estas dos salas. Casi todos los actos de relevancia para nuestro pueblo tuvieron lugar en estos locales desde, elecciones, bailes, elecciones de Miss Calpe, teatro, conciertos, mítines políticos, etc.,

 

Autor: Andrés Ortolá Tomás

 

Bibliografía de Pedro Pastor Pastor y Jaume Pastor Fluxá

Colaborador: Paco Moncho