Más imágenes

En los años 40 y la esquina de la calle Santo Tomás estuvo instalado el cine de verano Avenida, del que ofrecemos aquí un prospecto de mano del mítico film `El Puente de Waterloo`. En el solar de este cine se levantaría el Avenida permanente que fue inaugurado el 29 de Diciembre de 1947. Un local amplio y bien acondicionado que disponía de 1240 localidades entre patio de butacas y el primer piso, siendo su propietario Jorge Pérez Domenech quien también lo sería del Monterrey. El Avenida sería un local tempranero en sucumbir ante la invasión inmobiliaria, ya que fue cerrado el 30 de mayo de 1971. Posteriormente, el característico edificio sería derribado y en su lugar se estableció la cadena Simago. En 2011, se reconstruiyó el inmueble, con una estética más acorde con la que tenía el cine. Este mismo año el Sr. Pérez tendría el detalle de donar a la ciudad los dos proyectores que tuvo instalados en el Cine Avenida. El legado sería de indudable interés toda vez que se trataba de dos máquinas de la marca española OSSA -la misma que fabricó motocicletas- construidos en los años cuarenta y que se encontraban en perfecto estado. Eran de gran tamaño con peso de unos 500 kilos cada uno, incluido el pie de hierro macizo -véase foto-, que podían utilizar fotogramas de 70 milímetros. En aquellos tiempos hacían falta dos para no interrumpir la sesión porque había que cambiar las bobinas cada 30 minutos.

Imágenes y texto de Severiano Iglesias