Más imágenes

Haciendo una introducción del cine andujareño hay que decir que el primer local de ocio que tuvo la ciudad fue el Liceo, propiedad de José Sabater, que desde 1915 proyectaba cinematógrafo. Y otro teatro-cine emblemático fue el Salón Iliturgitano, que llegaría a coincidir con otro histórico; el Teatro Principal, a partir de la incorporación de este en 1930. El elegante Salón Iliturgitano, que congregaba a lo más selecto de la sociedad los días de teatro, despertaría también una gran la inquietud cinematográfica en los felices años 20 con producciones silentes como “Las Cataratas del Diablo”,Violetas Imperiales”, “La Casa de la Troya”,Pilar Guerra” o “Boy”, siendo uno de los primeros de la provincia en instalar cine sonoro en diciembre de 1932. En la cartelera podemos ver documentación de estos títulos, así como del estreno de “Carceleras”, película española sonora del año 1932.

Colaborador: Severiano Iglesias Tortosa